Recomendaciones para la primera vez

Recomendaciones para la primera vez

Escrito por Magdalena Rivera. Publicado orginalmente en http://www.homtr.es/la-primera-vez/.

En sexualidad hay muchas primeras veces, el primer beso, el primer amor, las primeras caricias, la primera desilusión, entre tantas otras. Sin embargo cuando nos referimos a “la primera vez” suele pensarse en la primera penetración y es de lo que trata este artículo.

En generaciones anteriores la primera relación sexual con penetración marcaba de forma más clara un punto de inicio de la vida sexual activa siendo frecuentemente en el contexto del matrimonio para las mujeres y en el de la prostitución para los hombres. Sin embargo en la actualidad la entrada a la vida sexual activa suele ser un proceso más gradual que comienza con besos y luego caricias íntimas antes de llegar a la penetración.

Si bien ahora el avance en la vida sexual suele ser más progresivo “la primera vez” puede estar muy cargada de expectativas, dudas, miedos y ansiedades. Para ir más tranquilo/a, pasarlo mejor y con menos riesgos es bueno considerar ciertos aspectos.

¿Cuándo?

¿Hay una edad “ideal”? ¿Hay un tiempo de relación “adecuado”? Ante esta pregunta la respuesta es personal y está relacionada con cuando la persona sienta que es el momento indicado. No porque los amigos/as ya lo hicieron o porque la pareja lo desea significa que sea necesario experimentarlo. Es mejor esperar el momento en que sea un interés personal y sin presión.

¿Dónde?

En relación al lugar las preferencias pueden ser variadas. Si bien es cierto que a algunas personas les estimula mucho riesgo de ser descubiertas, para la primera vez es mejor que sea un lugar tranquilo donde no exista la posibilidad de ser interrumpido. Además de que sea un espacio limpio y en el que ambos se sientan cómodos. Contar con el tiempo suficiente es también un punto a considerar.

¿Con quién?

Nuevamente esta es una pregunta que tiene una respuesta individual, para algunas personas es importante estar enamorado/a, sin embargo para otras no es algo imprescindible. Sin embargo, pensando en una primera vez, puede ser mejor el realizarlo con alguien de confianza que con un desconocido. Esto con el objetivo de saber que se estará con alguien que respetará los propios tiempos y se podrá conversar en caso de tener alguna inquietud o dificultad.

¿Cómo?

La mayoría llega a la edad en que inicia la actividad sexual sabiendo los aspectos anatómicos más básicos, sin embargo no siempre se conoce lo suficiente de la fisiología de la respuesta sexual. Es importante saber que las mujeres en la excitación no son pasivas a nivel de cambios genitales sino que estos son menos notorios al ser menos externos que en los hombres. Con la excitación la vagina aumenta de tamaño y se lubrica lo que es necesario para que la penetración sea placentera y no dolorosa.Para esto es fundamental tomarse el tiempo necesario para lograr una buena excitación antes de intentar penetrar. Otro punto relevante de la anatomía femenina, que es bueno considerar, es que en la mujer es mucho más sensible en el clítoris que la vagina. Esto va a generar que muchas mujeres no logran llegar al orgasmo solo por la penetración y van a necesitar el estímulo del clítoris para lograrlo. Cuando esto ocurre no hay que considerarlo una disfunción sexual sino que una posibilidad y ver la manera de adecuar el estímulo para que ambos disfruten.

Si es tu primera vez intentando la penetración anal también hay varias cosas importantes de considerar. A diferencia de la vagina la zona anal no se lubrica en forma natural por lo que usar lubricante es algo que suele ser necesario. Es bueno ir de a poco estimulando la zona para ir logrando la dilatación, nunca forzar y si hay dolor es mejor parar que insistir. Al igual que para la penetración vaginal es fundamental una buena excitación previa de quien será penetrado/a.

puntosGmag2

Vista sagital lateral del aparato reproductor femenino y masculino.
01. Clítoris / 02. Punto G / 03. Vagina / 04. Ano / 05. Hueso púbico / 06. Vejiga / 07. Útero
 / 08. Vejiga /09. Hueso púbico / 10. Pene / 11. Uretra / 12. Recto / 13. Vesícula seminal / 14. Ano / 15. Próstata / 16. Testículo

*Infografía por Bastián Pérez.


 ¿Cómo me cuido?

Un punto relevante a tomar en cuenta es protegerse para no tener que lamentar una enfermedad de transmisión sexual o un embarazo no deseado. Si vas a tener actividad heterosexual para evitar los embarazos hay distintas opciones y dentro de las más efectivas están los métodos hormonales. Para ver si puedes usar alguno como las pastillas, anillo vaginal o inyecciones, entre otros, es bueno consultar con un matrón/a o ginecólogo/a. Sin embargo, estos no protegen contra las infecciones de transmisión sexual y si eres hombre heterosexual deja toda la responsabilidad del evitar embarazos no deseados en tu pareja. Como forma de impedir el contagio de enfermedades y de tener un método anticonceptivo que no necesita indicación médica el condón es una excelente opción. Si lo que quieres es una máxima seguridad anticonceptiva y de enfermedades una buena opción es combinar el uso de condón con un método hormonal.

Si vas a practicar sexo anal es aun más importante el uso de condón ya que es una práctica con más riesgo de trasmitir infecciones. El uso de lubricante no solo hace más placentera la experiencia sino que disminuye el riesgo de rotura del condón por lo que lo ideal es utilizarlo ya que la zona anal no se lubrica en forma natural. En relación a cual lubricanteusar es necesario que sea uno compatible con condones como los en base a agua o silicona.

Para las mujeres que tienen sexo con mujeres es importante saber que el contacto entre genitales también puede contagiar infecciones de transmisión sexual. Si bien el riesgo de contagio de VIH entre mujeres es menor no es cero y si es considerable el de otras infecciones. Para protegerse se recomienda utilizar una barrera ante el contacto entre genitales (la que puede ser una lámina de latex o un condón abierto), usar condones o lavar cuidadosamente los juguetes sexuales en el caso de compartirlos y tener especial precaución en la menstruación ya que la sangre aumenta el riesgo de contagios.

Usando por primera vez el condón

Para muchas personas el usar condón es considerado como una “interrupción” en la fluidez del encuentro sexual. Si bien es incorporar un elemento ajeno, por las ventajas en cuanto a protección es conveniente usarlo y para evitar que “corte la inspiración” hay algunas cosas que se pueden hacer: tenerlo cerca para que no sea necesario levantarse a buscarlo, saber usarlo previamente y hacerlo en conjunto o que lo ponga la pareja incorporándolo como parte del juego.

Usar condón la primera vez puede ser todo un desafío. En las cajas de condones vienen las instrucciones de uso y no son complejas, sin embargo ¿Te las pondrías a leer en el momento de usarlo por primera vez? ¿Cómo no complicarse si además de ser la primera relación sexual le sumamos el que sea la primera vez de usar condón? Una buena forma de resolver esto es probar el uso de condón antes de la primera relación penetrativa, es decir practicar previamente ponerlo. Y esto no solo para los hombres, las mujeres también es bueno que sepan cómo hacerlo, así pueden ayudar a su pareja o ponerlo ella para hacerlo más divertido. Para los hombres una opción para irse familiarizando con el condón es probar ponérselo y usarlo en la autoestimulación. En el caso de las mujeres pueden practicar con un dildo o con algún elemento similar, como por ejemplo, un pepino.

Es importante usar el condón desde el inicio de la penetración ya que antes de la eyaculación también hay riesgo de transmisión de enfermedades e incluso de embarazo por los espermatozoides que pueden ir en las secreciones. Hay que abrir el envase en que viene con las manos nunca con tijeras o los dientes ya que puede romperse. Es importante al desenrollarlo apretar la punta para evitar que quede aire y se rompa con la presión de la eyaculación. Otro punto a considerar es que luego de la eyaculación hay que sujetarlo con la mano al retirar el pene y hacerlo cuando aun esté erecto para evitar que se salga y derrame el semen.

Si bien los condones duran mucho tiempo tienen una fecha de vencimiento y es bueno revisar eso idealmente antes para no tener inconvenientes en el momento.

Y para transportarlo no hay que hacerlo en la billetera ya que puede romperse, es mejor hacerlo en la mochila, el banano o la cartera. Para llevarlo en el bolsillo lo mejor es hacerlo en un portacondón que es una pequeña caja rígida que impide que se dañe.

Y si las cosas no resultan “bien” la primera vez?

Lo primero es tratar de sacarse la idea de que en sexualidad hay que hacerlo “bien” o de ir tras una meta sobre todo la primera vez. Intentar disfrutar el momento es quizás una buena estrategia más que buscar el orgasmo propio y/o el de la pareja como único objetivo. Es frecuente que la primera vez pueda haber algunas dificultades tales como que al hombre le cueste manejar el tiempo de la eyaculación por la ansiedad o a la mujer le sea difícil llegar al orgasmo. También puede haber dolor en la penetración, en ese caso es mejor ir de a poco y parar si es necesario. En algunos casos es bueno probar con más estímulos para aumentar el nivel de excitación antes de volver a intentarlo. No hay que penetrar forzando a la pareja ni permitir presiones para realizar algo que te incomode.

Es bueno quitar la presión y si la primera vez no fue muy buena en algún aspecto tenerse paciencia a sí mismo y al otro. Si es la primera vez que hacemos algo ¿Por qué exigirnos en hacerlo bien? Conversar con la pareja de lo que sucede y ver como poder ir adaptándose de mejor manera es una estrategia que puede ayudar. Muchos de los problemas que pueden ocurrir en la primera relación pueden mejorar en el tiempo, sin embargo si persisten es bueno acudir a un especialista

Leave a Reply

* Name:
* E-mail: (Not Published)
   Website: (Site url with http://)
* Comment:
Type Code